Seguridad Moto: La moto se comporta de forma extraña

¿Ha dicho raro...?
La parte ciclo y sus misterios...

Los bandazos

Los bandazos son oscilaciones laterales de la moto. Más molestas que peligrosas, tienen generalmente solución, a menos que se trate de un defecto de diseño (cuadro insuficientemente rígido).

La primera causa son los neumáticos (gastados o insuficientemente hinchados), las suspensiones (gastadas, mal ajustadas o mal adaptadas a la carga), la columna de dirección (rodamientos gastados).

Si se controlan estos parámetros se le puede devolver algo de estabilidad a la moto. Cabe destacar que la posición de conducción también tiene que ver con este fenómeno: un piloto que vista una cazadora amplia, que vaya demasiado rápido en una moto no carenada, podrá ser responsable de un fenómeno de bandazos.

Los golpes de manillar

Más molesto y peligroso que el bandazo, el golpe de manillar resulta tan repentino como brutal.

Interviene principalmente durante la fase de aceleración, y se traduce en vaivenes de la dirección, ya que la horquilla golpea, y hasta rompe, los topes de dirección. El piloto puede caerse y herirse durante uno de estos golpes de manillar.

Todas las motos pueden sufrirlos, aunque existen ciertas predisposiciones: una moto cuyo par motor sea elevado (el par motor es la capacidad para generar potencia instantáneamente), con un cuadro rígido y una corta distancia entre ruedas será más proclive que un modelo de tipo trail, cuyo bastidor es más flexible y el motor menos potente.

El desgaste de los neumáticos, el ajuste de las suspensiones (una horquilla anteriormente demasiado dura, o cuyo aceite esté gastado) son factores agravantes. Un amortiguador de dirección logra cortar el fenómeno, aunque a menudo sea reduciendo la agilidad de la moto.

El shimmy

El shimmy es un tipo de golpe de manillar que se produce durante la deceleración y a baja velocidad, cuando la moto deja su equilibrio de tipo giroscópico para entrar en un equilibrio natural de tipo "gravitacional". El shimmy puede ser violento, y las causas son el desgaste de neumáticos, la mala adaptación de éstos, y una dirección gastada.

Las vibraciones

Unos neumáticos o unas suspensiones gastadas también pueden originar grandes vibraciones en su moto. La estabilidad de una moto en la carretera es cuestión de equilibrio entre varios parámetros: neumáticos, suspensiones, fluidos, etc. Basta con que uno de estos parámetros cambie para que todo se desajuste. Imagínese el rompecabezas que representa el intentar poner a punto una moto deportiva usada.